• 2
    Shares

La vecina rubia ha conquistado nuestros corazones casi tan rápido como ha conquistado el de Jon Cortajarena. Su romance con el modelo por las redes, su inagotable sentido del humor, su excelente ortografía y su pelazo han conseguido que caigamos rendidos a sus pies.

Según ella misma, ser rubia es un estado de ánimo y tener pelazo es una actitud. Y a partir de aquí,  nos encontramos con una auténtica influencer que ha demostrado que, además de pelazo y cerebro debajo, tiene un gran corazón. Pues siempre nos anima a donar pelazo a quien lo necesite, nos conciencia para que adoptemos con responsabilidad y es la primera compartiendo información útil cuando por desgracia ocurre algo grave.

Nadie sabe quién se esconde tras la foto de Barbie que cubre su rostro ni cuál es su verdadero nombre. Pero sí sabemos que es donante de sonrisas, que le encanta la purpurina, que le saca punta a cualquier situación de la vida diaria y que ha convertido sus tuits en una auténtica filosofía de vida: “Me estoy haciendo ilusiones y me están quedando preciosas.”

Pero la cosa no queda ahí. Nuestra rubia favorita está poniendo de moda lo nunca visto: la ortografía. Sus “rubiconsultas” a la RAE y su aplicación “Escribir bien es de guapas” están consiguiendo que sus seguidores nos preocupemos por acentuar correctamente las palabras. Porque la tilde es el pelazo de las vocales.

Así que si buscas desesperadamente regalo para una rubia o para una rubia atrapada en un cuerpo de morena… Don’t worry, be guapi. Aquí puedes encontrar agendas, carcasas, pendrives con forma de pintalabios… Todo con mucho brillibrilli. Y para las blondies que no quieran aburrirse estudiando inglés, La vecina rubia, en colaboración con Vaughan, ha lanzado el divertidísimo “Inglés para rubias que no tienen un pelo de tontas”.

En fin, esperemos que nuestra vecina nunca deje de soñar despierta y nos siga sacando una sonrisa cada día. Porque, con rubias como ella, yo me subo a la vida.

Última actualización el 2018-04-21